El origen de la mascletá de valencia

Cuál es El origen de la mascletá de valencia?

 

Hay muchos datos históricos que nos ayudan a determinar el verdadero origen de la mascletá. Para poder comprenderlos nos podemos ir a finales de los años 40 en tiempos de la posguerra civil y se cree que la comunidad responsable del nacimiento de la mascletá fue Godella.

 

La mascletá como la conocemos en la actualidad es pólvora, ritmo y el final marcado por el terratrémol. Esto se vive aún en el Ayuntamiento de Valencia y recibe a miles de personas que se juntan para disfrutar de este emocionante evento. 

 

Pero no siempre fue así. Anteriormente las personas no fungían como simples espectadores, sino que formaban parte en este espectáculo. Por estas razones, se cree que el verdadero origen de la mascletá viene de las populares tracas que recorrían las calles de esta comunidad en el mes de marzo. 

 

Las tracas marcan el inicio de la mascletá 

 

Antes de la conocida mascletá existieron las tracas. Si buscamos el significado de estos artefactos pirotécnicos daremos con el concepto que en la actualidad se le da a la mascletá que son disparos de fuego que se utilizan en celebraciones históricas o religiosas. 

 

Las tracas corridas de aquella época consistían en caminar bajo fuego o correr de él. Los que defienden este punto aseguran que lo que se hacían antes sí era la mascletá, en cambio lo de ahora es solo pirotecnia. 

 

La traca valenciana se originó mucho tiempo atrás, en el siglo XVIII en la población de Almansa. Desde esta fecha todas las misas culminaban con las explosiones de las tracas. La traca valenciana se encuentra dividida en tres épocas: 

 

  • Primera etapa entre 1914 y 1814
  • Segunda etapa desde 1814 hasta 1914
  • Tercera y última etapa desde 1914 hasta la actualidad

 

Hay un hecho histórico que marcó la evolución de la pirotecnia valenciana y fue en el año 1909 cuando se llevó a cabo la Exposición Regional de pirotecnia que trajo a expertos de diferentes partes del mundo y con ellos llegaron nuevas maneras de realizar la pirotecnia con inventivas como el uso del color y el estudio de las composiciones químicas para generar nuevos efectos. 

 

A raíz de todos estos cambios se empezó a perfeccionar el uso de los artefactos artificiales para muchos mascletá, para otros es solo pirotecnia en general. Todavía en algunas poblaciones se realizan las prácticas de traca corrida (correfocs)

 

Para realizar un artículo que de verdad explique con exactitud el origen de la mascletá debemos hablar de todos los acontecimientos que se suscitaron alrededor de esta, principalmente porque para muchos lo que se realizaba en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia no era mascletá, sino la popular corre-traca. 

 

En fin, hemos leído mucho sobre este tema y hemos recopilado mucha información para poder trazar de alguna manera lo que verdaderamente originó la mascletá. 

 

Agua y Fuego, la biblia natural valenciana 

 

Este libro posee los ritos y creencias valencianas es una obra de S.O Andrés Castellano Martí. En esta editorial está una interesante recopilación de historia y en él se encuentra una información para muchos muy acertada sobre la mascletá. 

 

Según Castellano Martí la mascletá es un rito valenciano que posee un fin específico y debe poseer una composición musical. El objetivo de esta es acompañar alguna ceremonia religiosa. La mascletá debe comenzar en la puerta de una iglesia o terminar en este lugar. 

En cambio, las tracas caminan bajo el fuego sin ningún rito o composición musical, por lo tanto no puede definirse como una mascletá jamás. 

 

Fotografías y postales de la época 

 

Mucho de lo que ha ayudado a los historiadores a encontrar el inicio de estas prácticas ha sido gracias a las fotografías o postales de la época en donde en muchos casos se puede apreciar que en toda celebración de marzo las tracas tenían mucha importancia. 

 

Hay cuadros muy conocidos sobre tracas como el de Salvador Constantino Gómez que fue realizado a finales del siglo XIX donde se puede apreciar una Mascletá Engraella. También, la obra de Ignacio Pinazo que no se le conoce fecha, pero fue probablemente a finales del mismo siglo que lleva por nombre Mascletá.

 

También hay muchas fotos sobre la evolución de la plaza del Ayuntamiento donde se puede percibir todos los cambios que fueron necesarios para llegar a lo que está actualmente y donde se realiza la mascletá. 

 

En la semana fallera era muy común ver anuncios donde se colocaba la programación de todas las actividades que se iban a realizar, así como se mostraba la reina fallera de la época. Los hechos importantes para ese tiempo eran captados con una foto, por ejemplo, la llega del tren fallero, del barco que venía de Hispanoamérica y años más tarde del avión. 

 

Curiosidades sobre la mascletá 

 

  • Nunca se debe pronunciar en plural, siempre en singular como el nombre de Dios 
  • Debe comenzar o terminar en la puerta de una iglesia ya que forma parte de un rito religioso.
  • Las iglesias deben estar llenas para realizar la mascletá y los asistentes forman parte de este rito deben caminar al lado o bajo de ella.
  • La Rachimenta que es montar fuego y armonizarlo es considerado algo sagrado, por esto el fuego utilizado debe venir de un lugar santo como las luces de los sagrarios. 
  • Antes de iniciar la mascletá se debe solicitar el permiso al más viejo de los asistentes, quien representa a todos los que están en el lugar vivos o muertos.

 

El Mestre de Traca es la persona responsable de realizar la mascletá y al igual que un compositor debe armonizar por medio de esta. La mascletá es igual a música no se trata de un simple ruido, sino de algo hermoso y armonioso. 

 

La mascletá valenciana aún se realiza de la forma original en algunos pueblos como: Godella, Mislata, Casinos, entre otros. 

 

Todos estos hechos explican mucho mejor el origen de la mascletá, es una recopilación completa que nos da más detalladamente la información que muchas veces se recibe de forma inconsistente. 

 

En la historia han surgido otros tipos de mascletá como la Engraella, es una forma antigua de realizar estas fiestas. También ofrece un festín espectacular y lleno de muchos efectos. Este tipo de mascletá se puede observar en un cuadro que fue conseguido y luego restaurado en el almacén del museo Gonzalez Martí.

 

En principio como los castillos de fuegos artificiales solo se utilizaban los sábados y domingos del mes de marzo. Y en la conocida semana fallera. En el año 1927 llegó el primer tren fallero a Valencia que marcó para los valencianos un antes y un después de este tipo de celebraciones. 

 

Sobre la semana fallera 

 

La semana fallera tiene sus inicios en el año 1932 y estuvo a cargo del Ayuntamiento de Valencia su organización. Aunque unos años antes se realizó el primer cartel de fallas, llamado también Pregón. 

 

En el año 1931 se eligió por primera vez a una representante de las fallas a través de un certamen. En 1934 se le dio el nombre de la Fallera Mayor de Valencia con el cual se reconoció en su momento a Doña Amparito Albors. Aunque por mucho tiempo fue mayormente reconocida Doña Pepita Samper Bono como la Fallera Mayor de Valencia. 

 

Bono en 1929 fue Miss España y las reinas que ganaban esta distinción tenían la responsabilidad de encargarse de representar las fiestas falleras de ese año. Lo mismo tuvo que hacer Elenita Pla quien ganó Señorita España el siguiente año. También fue un evento importante en 1941 la elección de la primera Fallera Mayor Infantil cuando fue nombrada Teresa del Sacramento Agramunt Lillo.

 

Los años anteriores también se realizaban las fallas de otra manera, por ejemplo en 1904 los organizadores de las fallas solicitaron al alcalde del momento poder realizar las fallas en dos días, es decir, plantarlas el 19 de marzo y quemarlas el 20, entonces las fallas anteriormente duraban 2 días. 

 

En el año 1911 la iglesia por decreto eliminó la fecha de San José como festivo y a pesar de que la inspiración de las fallas era este día especial, las fallas se siguieron realizando. 

La iglesia lógicamente era la encargada de plantear las fechas importantes como San José, Corpus Christi, entre otros. Los organizadores lograron por estas épocas desligar la actividad de las fallas a fechas de religiosidad. 

 

Sin embargo esto duro poco ya en 1912 también por decreto se reestablecen las fechas de festividades de Corpus Christi, San José y Santiago Apóstol. Nuevamente las fallas volvían a cobrar sentido religioso al unirse a las fiestas de San José. 

 

Sobre el origen de las fallas

 

El origen de las fallas está cargado de historia, existen muchas versiones distintas y que al final pueden coincidir con el verdadero origen. Por ejemplo, se cree que las fallas se originaron por la forma de los carpinteros celebrar la fiesta de su patrón San José quemando trastos viejos a la puerta de un taller.

 

De esta hipótesis resulta el hecho de que fueron colocando tantos trastos viejos y ropa que fue la creación del primero Ninot y también de las fallas. Existe otra versión muy peculiar que explica que en la puerta del taller se sostenía un palo en forma de candelabro que se quemaba. 

 

Y por último se cree que las fallas provienen del pelele satírico que se tira a la hoguera, esta es una vieja tradición valenciana que responde a colgar monigotes gigantes y quemarlos sobre todo en Cuaresma. Existen muchas versiones sobre el origen de las fallas y como llegaron a ser una festividad tan importante para los valencianos.

 

Lo cierto es que estas festividades fueron tomando mayor importancia a raíz del interés que le fueron prestando los turistas que venían de diferentes partes del mundo para observar la festividad fallera.  Muy rápidamente fue creciendo y realizando una programación cada vez más extensa para asegurarles a los turistas días cargados de espectáculos de luz maravillosos. 

 

Por estas épocas se elige a la belleza fallera, se realizan las conocidas corridas de toro que estaban muy relacionadas con las festividades. También llega el primer barco fallero, esto significo mucho para la población valenciana ya que se trató de 1000 pasajeros que vinieron desde Hispanoamérica. 

 

El fuego siempre ha sido el elemento principal de las fallas. En sus inicios lo que se realizaba era un verdadero evento que incluso era tímido por todos, la creación del Ninot, esto se dio porque colocaban tradicionalmente trastos viejos con ropa y crearon este muñeco.

 

En ninguna parte hay argumentos sobre la necesidad de quemar algo por la festividad de San José, pero en algún punto eso se volvió una tradición muy importante y prueba de ello son los panfletos que para la época promocionaban todas las actividades o “fallas” en honor a San José.

 

Lo cierto es que las fallas marcaron la historia de esta población por muchos años, incluso hasta la actualidad, fueron largas jornadas llenas de fuego, música y sentimiento enlazadas con celebraciones religiosas, que aunque en alguna oportunidad se quisieron desligar esto no fue del todo posible. 

 

Herejías

 

Las festividades de las fallas se puede decir que en una época se salieron de control y se realizaban ritos muy extraños que nada tenían que ver con cultos religiosos a San José, pero que utilizaban este nombre para realizar sus prácticas.

 

Fue entonces cuando nació una creencia valenciana conocida cono Stot que significa “palo” y que tiene que ver con la creación de algo parecido a un espantapájaro con el cual se hacía un rito para pedir justicia o la maldición de algún político o persona. La propia iglesia en una época intentó realizar estas prácticas. 

 

Por esto a mitad del siglo XIX las fallas u hogueras que se realizaban tienen en común los muñecos satíricos o Stot que se puede afirmar fue lo que produjo el verdadero origen de las fallas. Partiendo de esta historia también se cree que no es únicamente en Valencia donde se realiza este rito con el Ninot, ni de las fallas, pero este es el lugar que lo popularizó.

 

La traca kilométrica 

 

El gran atractivo de la traca que luego evolucionó hasta convertirse en la mascletá era recorrer muchos kilómetros a través de las calles de la población, no se realizaba en un punto fijo como ahora. De allí que se haya acondicionado un espacio para la realización de las fallas. 

 

La mascletá de ahora es pirotecnia 

 

Este ha sido un debate que ha perdurado por muchos años. Como han sido tantos los cambios y la evolución de la mascletá como se conoce propiamente hay quienes consideran que este espectáculo se ha convertido en pirotecnia común. Debido a todas las características necesarias para que se pueda describir verdaderamente como mascletá. 

 

Actualmente también se realiza un espectáculo de luces en la plaza del Ayuntamiento, pero no posee ningún fin religioso más allá de que se celebre en medio de la semana fallera que viene en honor a San José. 

 

La primera mascletá 

 

Según todos los datos arrojados la primera mascletá se realizó en el año 1945 porque esto aparece oficialmente en el programa de dicha actividad en ese año. Aunque es importante aclarar que en años anteriores se realizaban tracas corridas para recorrer muchas calles, como hemos dichos esto también se puede considerar mascletá o al menos los comienzos de esta. 

 

Para ser más específicos la primera mascletá fue lanzada el 11 de marzo de 1945 a las 13:00 horas en la Plaza de Caudillo por Antonio Caballer. Es importante que se sepa que hay dos comunidades que fueron pioneras en mascletá y son Godella y Moncada. También en estos sitios se comenzó a perfeccionar la realización de estas. 

 

La realización de la mascletá se regó rápidamente a otras poblaciones, una de ellas fue Cap i Sal donde al principio de los años 50 se llevó esta práctica. Sin embargo todas las personas que conocían o habían vivido la realización de la mascletá en el Ayuntamiento seguían prefiriéndolo como el mejor lugar para apreciar este espectáculo.

 

El Ayuntamiento de Valencia 

 

El Ayuntamiento de Valencia, llamada Plaza del Caudillo desde 1939, ha tenido a lo largo de la historia diferentes cambios en su estructura para dar cabida a las fallas, aunque no siempre fue así. 

 

La obra realizada por Goerlich no era la más conveniente para albergar al evento pirotécnico. A partir del año 1961 se dejó un espacio completamente vacío que sirvió por muchos años como estacionamiento de autos, pero en la actualidad es el lugar idóneo para el lanzamiento de la mascletá. 

 

El balcón del ayuntamiento también ha sufrido algunos cambios a lo largo de la historia hasta llegar a los años 60 con la obra del arquitecto Francisco Mora y que es terminada por José Luis Testor Gómez. Justo en el año 1968 se le dio el uso en las Fallas de Valencia a este espacio para albergar las fallas en las celebraciones.

 

A lo largo de la historia este lugar pasó por diferentes nombres 

 

  • Plaza Emilios Castelar 1900-1939
  • Plaza del Caudillo 1939-1979
  • Plaza del País Valenciano 1979-1987
  • Plaza del ayuntamiento 1987-actualidad

 

La mascletá en Valencia del 1 al 19 de marzo 

 

Es completamente conocido que todos los días del 1 y hasta el 19 de marzo se realiza la mascletá cada día, pero esto no siempre fue así. Anteriormente solo se realizaba durante la semana fallera. Algunos datos arrojan que esto comenzó en los años 1986 y 1987 

 

Una mascletá muy conocida fue la mascletá de La Ferroviaria que se realizó en la fachada principal de la estación Norte donde actualmente sería casi imposible de realizar por la cantidad de personas que se aglomera en este lugar. 

 

El último año en que se celebró esta mascletá fue en 1988. Casualmente el mismo año en que se comenzaron a realizar en la Plaza del Ayuntamiento todos los días desde el 1 de marzo la mascletá.  Todos estos espectáculos grandiosos fueron momentos históricos que marcaron el inicio de una tradición que duro por mucho tiempo y que en la actualidad serían muy difícil de imaginar. 

 

Diferentes denominaciones de la mascletá

 

Pasa algo muy curioso con la mascletá y es que consolidar su origen puede ser casi tan difícil como encontrar todas las características que la hacen ser diferentes de otros elementos pirotécnicos de la época. 

 

Pues resulta que dependiendo de la persona que opere la traca o si es hombre o mujer se la da una denominación diferente. Por ejemplo, la Canterella es el nombre que se le da a las bombardas que son disparadas por los traquers debido que cuando salen disparadas cantan. 

 

Si la Canterella se carga en salva y es disparada por hombres se le denomina Mascle. Si se carga en aleluyas y es disparada por mujeres Femella. De allí que si se dispara el mascle por hombres se le conozca como mascletá o dispará de traca.

 

Hay muchos nombres o denominaciones que se le han dado a la traca valenciana. Por tanto que muchas veces sean confundidos o se crea que se trate de cosas diferentes o por el contrario de lo mismo. Todo esto también depende de las variaciones y de la manera de realizarlas, aunque en su mayoría tienen el mismo objetivo que es culminar las misas y festividades importantes. 

 

El Tro de Mecha 

 

El «Tro» de Mecha es conocido como las diferentes formas de disparos de la mascletá. Estos son algunos de los más populares de la época:

  • En parva: se refiere al encendido del Tro de uno en uno y siempre a mano, se lanza para que así logre explotar. 
  • Trams de tro: es cuando el Tro es atado por la mecha.

 

Actualmente todavía se conservan algunas imágenes de mascletá y se puede percibir a las personas corriendo debajo del humo intenso o quedándose simplemente a ver o a escuchar todo. Aunque suene muy peligroso o riesgoso todavía en algunas comunidades de Valencia se realizan. 

 

Otras tradiciones relacionadas con la mascletá 

 

A los operadores de la mascletá también conocidos como mestre traca se les tenía un respeto muy peculiar por ser los encargados de realizar estos maravillosos espectáculos sonoros y a la vez sagrados. 

 

Había algunas señas que se realizaban para marcar el inicio y también el fin de la mascletá. Uno de ellos era el avís o aviso, se trata de tres disparos que se realizaban justo antes de comenzar la mascletá para avisar a los participantes. Estos disparos tienen su origen en los Tro Toc 

 

En aquella época no era nada común, ni bien visto silbar para apurar al mestre traca  ya que era muy respetado entre los valenciano. Incluso los disparos previos se podían hacer hasta una hora antes del lanzamiento de la mascletá. 

 

La mascletá actual 

 

Hay mucha diferencia entre lo que se hacía en Valencia hace tantos años a lo que se realiza en la actualidad. Todo esto debido a los avances tecnológicos y a preservar la seguridad de los asistentes. Pero hay muchas tradiciones que se siguen llevando a cabo apegados a lo que se realizaba originalmente para que no pierda su esencia. 

 

De hecho los más puritanos no le llaman mascletá a cualquier práctica parecida, debe estar muy apegada a lo que se hacía en los años 40 y a lo sagrado. Si tienes la oportunidad de disfrutar una mascletá puedes intentar divisar si los pirotécnicos que lo realizan son fieles a sus orígenes y encienden el fuego desde un sagrario.

 

Puede que no encuentres este tipo de funcionamiento y ya todo este sistematizado gracias a los constantes avances tecnológicos. 

 

Conclusión sobre el origen de la mascletá

 

La Mascletá original se realizó oficialmente en el año 1945, antes de eso se realizaban las conocidas “corre traca” que luego fue considerada como una parte de la mascletá o lo que marcó el inicio de esta. Entonces deberíamos remontarnos al inicio de las tracas para comprender mucho mejor. 

 

Las tracas tienen su origen en el siglo XVIII en Almansa donde fruto al castigo de los Borbones entraron a Valencia. En ese entonces desarman la antigua fábrica de armas del Reino de Valencia y las bombardas y demás armas de guerra son vendidas a los herreros de las localidades para fundirlas. 

 

Estas comunidades en la que destacan Godella, Bétera comenzaron a realizar la tradición de las tracas porque muchas de estas armas no llegan a ser fundidas, sino que caen en la mano de los “traquers” quienes bautizan a estos artefactos de Canterella porque cantan cuando son lanzados. 

 

Y como vimos anteriormente a Canterella tiene diferentes denominaciones dependiendo de la persona que la opere y de allí nació lo que hoy conocemos como Mascletá. Para el pueblo de Valencia esto tiene un significado que va asociado con la religiosidad y los sentimientos más que un vago o vacío espectáculo de pirotecnia. 

 

Aunque todo esto ha ido evolucionando, es increíble conocer que por las calles de estas poblaciones se realizaban estas largas jornadas de explosiones, humos y personas corriendo quienes festejaban de forma muy peculiar. A partir de allí podemos entender que lo que hoy se hace tiene realmente un basamento histórico, aunque puede que haya perdido su espiritualidad.

Deja un comentario